Training Camp Antonio Puertas «Afilando el Hacha»

Hola amig@s, ya ha terminado la temporada regular y entramos en el periodo transitorio, este periodo ha de aprovecharse para entrenar duro ya que no tenemos competición, lo que nos permite una distribución de cargas más altas para buscar una mejora condicional.

La autoexigencia y responsabilidad tienen que ser muy grandes, ya que interesa llegar en condiciones óptimas a la pretemporada y no arrastrar el trabajo NO HECHO.

 

Desde Fútbol Indoor La Academia queremos facilitarte dicha tarea, programando entrenamientos para cumplir tus objetivos tanto con trabajo de sala como con trabajo de campo.

Para ello hemos planificado unos entrenamientos que comienzan el 19 de junio y finalizan el  21 de julio, 6 semanas de las cuales puedes elegir las que necesites según tu calendario y tus objetivos.

 

Empezaremos con una entrevista personal para concretar tus objetivos y llevaremos un control del peso y porcentaje de grasa corporal mediante impedanciometría durante tu periodo de entrenamiento.

          

          “Afilar el hacha”

  Uno de los deportes tradicionales de Alaska es la tala de árboles. Hay leñadores famosos con un gran dominio, habilidad y energía en el uso del hacha. Un joven que quería convertirse en un gran leñador, oyó hablar del mejor de los leñadores del país
y decidió ir a su encuentro.

Quiero ser su discípulo. Quiero aprender a cortar árboles como usted.

  Él se aplicó en aprender las lecciones del maestro, y después de algún tiempo creyó haberlo superado. Se sentía más fuerte, más ágil, más joven,… , estaba seguro de vencer fácilmente al viejo leñador. Así, desafió a su maestro en una competición de ocho horas, para saber cuál de los dos podía cortar más árboles.

   El maestro aceptó el desafío, y el joven leñador comenzó a cortar árboles con entusiasmo y vigor.

Entre árbol y árbol, miraba a su maestro, pero la mayor parte de las veces lo veía sentado. El joven volvía entonces a sus árboles, seguro de vencer, y sintiendo pena por su viejo maestro.

Al caer el día, para gran sorpresa del joven, el viejo maestro había cortado muchos más árboles que él.

  ¿Cómo puede ser? – se sorprendió. ¡Casi todas las veces que lo miré, usted estaba descansando!.

  No, hijo mío, yo no descansaba. Estaba afilando mi hacha. Esa es la razón por la que has perdido.

Training Camp Antonio Puertas Portada
Training Camp Antonio Puertas Precios
Training Camp Antonio Puertas Arbitros
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email